Boletines Anteriores


Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47

Warning: Creating default object from empty value in /home/saie/public_html/saieinformablog/modules/mod_archive/helper.php on line 47
Home
Jorge Tamés y Batta, "Los arquitectos deberían cumplir una función social" PDF Imprimir Correo electrónico
Año 3 - Boletín Nº 5 - Personalidades

A temprana edad su padre le inculcó el hábito por el dibujo; en algún momento pensó que su vocación era la filosofía.  Sin embargo, finalmente, decidió que su rumbo era la arquitectura.

Jorge Tamés y Batta, cursó sus estudios en la Universidad Nacional Autónoma de México, institución donde, actualmente, ejerce el cargo de director de la Facultad de Arquitectura.

Fuente: Casamexico.com
Por: Antonia Tapia

A lo largo de su carrera, se ha preocupado por una formación integral de la disciplina. Para lo cual, ha fungido como presidente dentro de diferentes asociaciones como la Unión de Escuelas y Facultades de Arquitectura de Latinoamérica (UDEFAL) y la Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana (ASINEA).

En el ámbito privado,  ha colaborado con arquitectos de la talla de Ramón Torres y Abraham Zabludovsky. Tras independizarse en 1989 fundó el despacho “Tamés Trápaga Arquitectos SC”, en sociedad con la Arq. Liliana Trápaga Delfín, donde en los últimos años,  se han dedicado a la arquitectura hospitalaria privada.

Si bien en este momento se encuentra avocado a su gestión dentro de la facultad de arquitectura, Tamés y Batta, no han perdido su pasión por el dibujo.  En ese sentido, realiza uno diario para no perder la práctica y asegura que los futuros arquitectos no deberían dejar de dibujar a mano alzada,  ya que el uso de la computadora les resta creatividad.

Para usted ¿cuál sería la función que debería cumplir un arquitecto?
En mi opinión,  el arquitecto debe cumplir una función social, abarcar al mayor número de personas posibles. En ese sentido, te puedes dedicar a trabajar en una cooperativa, a ayudar  a la gente a auto construir su casa. Aunque,  algunos aspiran a ser la gran estrella como Legorreta y hacer enormes edificios.

Además del contenido social, la Facultad de Arquitectura de la UNAM ¿qué otros aspectos  tiene en cuenta a la hora de formar a sus alumnos?
Creo que uno de los aspectos más importantes es reconocer las cualidades de nuestros alumnos. Antes, se apuntaba a que los arquitectos fueran más creativos, como  Legorreta o Norten; formar grandes arquitectos, como si fueran figuras de rock.

Sin embargo, notamos que algunos de nuestros alumnos no tenían tanta capacidad creativa pero entregaban muy bien su lista de materiales, su presupuesto base. Eso originó que se abrieran opciones de titulación para especializar a la gente en lo que les gusta. Al reconocer la capacidad,  te puedes ubicar mejor en el mercado.

Dentro de la educación, es de larga data el debate entre lo público y lo privado.  En su opinión ¿cuáles serían las ventajas de la educación pública?
Demasiadas. Recuerdo que, hace ya un tiempo, hubo un aniversario en la Universidad Iberoamericana. Allí estaba el director de la Anáhuac y el del Tecnológico de Monterrey. Ellos sostenían que si la UNAM cobraba, el alumno sentiría que está pagando y tendría una mejor educación;  y a su vez, los docentes gozarían de mejores salarios.

Nosotros pagamos 20 centavos al año. Esa es la cuota. No coincido con la idea de que arancelando, se elevaría el nivel,  ya que si fuera así las universidades privadas estarían en mejor posición y no es lo que sucede.

Además, en la UNAM, tenemos 16 talleres con ideologías que van desde la izquierda extrema hasta la derecha más recalcitrante. En definitiva, en esa diversidad está la riqueza de la universidad pública y su gran ventaja.

La desventaja,  quizás… ¿sería la batalla por el presupuesto?
El presupuesto nunca es suficiente. No ha habido un gobierno que invierta en educación. El pleito es cada año. El año pasado, por ejemplo, querían recortar el presupuesto. Finalmente acabamos ganando un presupuesto mayor,  pero para ello tuvimos que convencer a los diputados en asamblea.

Igualmente, por más que haya aumentado el presupuesto, a nosotros no nos alcanza el dinero. Entonces, lo que hacemos,  es ser creativos con él.

¿De qué forma emplean esa creatividad?
En algunos casos,  recurrimos a patrocinadores. Nosotros no estamos peleados con ellos. A veces son necesarios para que podamos difundir el conocimiento o realizar un congreso. Otra manera de obtener fondos es a través de los recursos extraordinarios. Esto es, maestros y alumnos trabajando en algún  proyecto concreto a través de un convenio. En algunas ocasiones,  nos contratan desde el gobierno del Distrito Federal.  Hacemos muchos proyectos a nivel profesional de muy buena calidad.

En ese sentido, últimamente ¿en qué proyectos han estado trabajando?
El último servicio social que hicimos, fue para una comunidad chichimeca en San Luis de la Paz, Guanajuato. Una comunidad indígena muy orgullosa de su cultura. El proyecto tiende a rehusar muchos elementos que ellos tradicionalmente utilizan como el adobe o el maguey. También buscamos conservar la imagen urbana del pueblo.

Recién mencionaba el servicio social ¿existe alguna desventaja dentro de ese sistema?
El servicio social y la práctica profesional ayudan mucho a que se tenga un contacto con la realidad ya profesionalmente. No obstante, allí tenemos la gran baja de alumnos porque muchos comienzan a trabajar y ya no presentan su tesis. No lo hemos podido superar. Arriba del 50 por ciento en el semestre pasado. En cifras, de 1300 personas que entran sólo se reciben 650.

Aquellos arquitectos que están dando sus primeros pasos dentro de la disciplina ¿se encuentran bastantes desprotegidos en el marco laboral?
Creo que sí. Los colegios deberían defender un poco más los derechos de los arquitectos. Somos muy explotados sobre todo por constructoras. En ese sentido, nos falta reconocimiento.

¿Qué opinión le merece los grandes desarrollos anunciados en diversos puntos de la ciudad como en Paseo de la Reforma?
Yo creo que no hay una planeación de ciudad en términos urbanísticos, como sí los hay en algunas ciudades europeas. Según el partido político que esté, funciona la Ciudad. Mi pregunta sería, ¿cuánta gente le entra a la vivienda barata? Muy pocos. Nosotros somos formadores de ciudad. La forma en que llevamos adelante la profesión siempre depende de la ética de cada uno.

Para finalizar, en el mismo orden, la idea de ética ¿no se pierde un poco dentro de una arquitectura globalizada?
En la arquitectura llegamos ya a un nivel muy globalizado.  A muchos arquitectos les da igual si un edificio está en Tlalnepantla o en Nueva York.  Podemos importar tecnología, podemos no tomar en cuenta nuestras raíces. Pese a ello, en la arquitectura hay una identidad muy clara. Los indígenas construyen bajo una idea de sustentabilidad desde siempre. Hay que investigar más.

Somos arquitectos de éxito con un material, como Teodoro González de León o los colores  de Legorreta; y con ese éxito repetimos todo lo mismo. Sin embargo,  la arquitectura debe ser una investigación por cada casa, ya que existen condiciones diferentes. Tú como arquitecto no debes imponer una arquitectura.

Primero hay que investigar, uno es intérprete. A veces eso se olvida ya que dentro de nuestra disciplina somos muy soberbios.

Déjenos sus comentarios AQUÍ

 
RocketTheme Joomla Templates